NuevaMayoría.com
El portal sociopolítico de Iberoamérica

Los 'Zetas’ y 'El Chapo’ Guzmán
 

Ago-29-05 - por C. G. Blanco, M.Sc.*


"El Chapo" Guzmán (foto) es considerado uno de los narcos más buscados por la justicia, por pertenecer a uno de los grupos de crimen organizado más grandes de México.

- Los Zetas y el Cartel del Golfo (1)

Los Zetas. Son ex-miembros del ejército mexicano, con entrenamiento militar de élite, que desertaron hacia el llamado Cartel del Golfo a fines de los años noventa. 'Estos muchachos funcionan como los militares’, según dijo el investigador especial del FBI de Laredo (sur de Texas, Estados Unidos) Arturo A. Fontes, que estudia y analiza la violencia en la frontera, y agrega: 'Tienen sus manos en todo, y ojos y oídos en todas partes. He visto cómo operan, y son buenos en lo que hacen. Son una impresionante banda de criminales despiadados’.

Zona de operaciones. Desde fines de 2003, de ocho a diez miembros de 'los Zetas’ han estado operando en el norte de Texas, manteniendo una existencia oscura y a veces alquilada a bandas criminales tejanas, incluyendo la 'Mafia Mexicana’ y el 'Sindicato de Texas’, una pandilla de la prisión a la que las autoridades culpan de varias muertes en todo el Estado. Están allí porque el área se convirtió en un importante centro de tráfico ilícito de drogas. Las transacciones por estupefacientes se estiman en US$ 10 millones, incluyendo a diario el 'lavado de dinero’ que tiene lugar en la zona, según los LEO (Law Enforcement Officer) federales y locales. Extendieron su alcance –y violencia- más allá de la zona de frontera que va desde Nuevo Laredo (Tamaulipas) y Matamoros (Coahuila, México) hacia el triángulo de Dallas, Houston y San Antonio (Texas) donde se mezclan dentro de las florecientes comunidades de inmigrantes mexicanos. El grupo puede haberse aventurado tan lejos como a Nashville (Tennessee) y a Atlanta (Georgia). Son una amenaza para los LEO a ambos lados de la frontera. Los homicidios y la violencia relacionada con las drogas ocurridos durante los últimos 18 meses en Dallas se vinculan al tráfico de cocaína y marihuana en Laredo y Nuevo Laredo (México), bases de operaciones de 'los Zetas’.

Violencia en la frontera. La preocupación acerca de las actividades de los Zetas en Dallas crece al mismo tiempo en que aumenta la violencia a lo largo de la frontera y el castigo a los carteles de drogas en México, que el presidente Vicente Fox ha apodado 'la madre de todas las batallas’. En las primeras siete semanas de 2005, cerca de 135 personas han sido asesinadas por drogas en México, mayoritariamente en los estados norteños de Tamaulipas, Chihuahua –fronterizos con Texas-, Sonora y Sinaloa. En Nuevo Laredo (Tamaulipas), alrededor de 300 personas han sido dadas por desaparecidas en los meses recientes, incluyendo 27 norteamericanos, algunos de los cuales se cree han sido víctimas de la violencia por las drogas patrocinada por los Zetas. Los norteamericanos registraron dos secuestrados esta semana, liberados el jueves después de que se pagara un rescate, según dijo un oficial de Estados Unidos. El último mes, el gobierno norteamericano advirtió a sus conciudadanos acerca de la creciente violencia y criminalidad en las ciudades fronterizas mexicanas.

Modus Operandi. Los Zetas en Dallas quebraron la práctica estandarizada de los carteles mexicanos, cuyo tradicional bajo perfil se caracterizó por evitar confrontaciones con los LEO dentro de los Estados Unidos. Los Zetas, acusados de llevar a cabo matanzas y actuar como correos de drogas para el Cartel del Golfo, son considerados como expertos asesinos especialmente peligrosos por su entrenamiento militar de élite y su predilección por el uso de rifles de asalto AR15 y AK47. 'Son audaces, crueles y no piensan dos veces en apretar el gatillo contra un policía o cualquier otro que se interponga en su camino’, dijo un ex–agente anti-narcóticos de Dallas que pidió no ser identificado y agregó: 'Les agrada tener cuidado de sus propios negocios o, cuando están forzados a hacerlo, a alquilar a sus propios asesinos’. Un alarmante número de incidentes, que involucran el mismo tipo de violencia común en México, se da además en Dallas. 'Estamos viendo homicidios estilo ejecución, cuerpos quemados y estragos. Es como las batallas peleadas en México, que han alcanzado a Dallas’, dijo el ex-oficial de narcóticos tejano. Los vínculos para el transporte como la Interestatal 35, Dallas - Aeropuerto Internacional Fort Worth, y una docena de aeropuertos más pequeños en la región, han contribuido al aumento de la actividad relacionada con las drogas. 'Somos víctimas de nuestra geografía’, dijo el ex–LEO de Dallas, 'y con insaciable apetito para las drogas ilegales y la coca’.

Desmentidas. Gil Cerda, vocero de la división narcóticos del Departamento de Policía de Dallas dijo que no oyó hablar del grupo. Las autoridades mexicanas han minimizado la amenaza de los Zetas, diciendo que una gran operación gubernamental dejó al grupo sin líderes y a la deriva. José Luis Santiago Vasconcelos, el segundo fiscal general del país para el crimen organizado, sugirió que muchos delitos atribuidos al grupo pueden haber sido cometidos por extraños emulando las tácticas violentas del grupo.

Doble homicidio. El 28 de septiembre de 2004 la policía halló los cuerpos de Mathew Frank Geisler y Brandon Gallegos, ambos de 19 años y de Laredo, en un 1996 Chevrolet Tahoe, quemándose en un campo en el área de Oak Cliff. Murieron por efecto de los disparos. El caso está bajo investigación y probablemente involucre drogas, de acuerdo a los informes policiales. Un investigador federal dijo que 'sin duda’ ambos incidentes fueron ejecutados por los Zetas. El pistolero fue muy meticuloso y no efectuó muchos disparos, porque no tuvo necesidad de hacerlos. El autor sigue prófugo.

Triple homicidio. Los investigadores locales de Dallas y los federales han culpado de al menos tres asesinatos cometidos en Dallas a los Zetas, y algunos oficiales dicen que más de una docena de incidentes violentos pueden ser atribuidos al grupo. El 5 de diciembre de 2004 a la 01:20, un pistolero superó el paso de un auto deportivo rojo con un arma semi-automática y abrió fuego sobre tres sospechosos de tráfico de drogas, que jugaron al billar americano en el garaje abierto de una casa sita en Oak Cliff. Cristián Alejandro Meza, 26, alias 'Juan Antonio Ortega’, un sujeto en libertad condicional de Wichita (Kansas) buscado por estar acusado de delitos cometidos con armas, murió por sus múltiples heridas en el abdomen. Los otros dos fueron gravemente heridos y están detenidos por drogas.

żPara quién operan?. Los oficiales dijeron que los hombres fueron atacados porque dijeron trabajar para un 'señor de las drogas’ rival: Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera (50 años), quien escapó oculto en un camión de lavandería de la prisión de máxima seguridad de Puente Grande (estado de Jalisco, México) en enero de 2001. Guzmán es conocido como el líder del Cartel de Juárez, rival del Cartel del Golfo -empleador de los Zetas- y buscado en Estados Unidos.

- "El Chapo" Guzmán y el Cartel de Juárez (2)

Informe de inteligencia. El Centro de Inteligencia de El Paso (Texas), la agencia anti-narcóticos más grande de este tipo en Estados Unidos, produjo en junio de 1994 un informe de 116 páginas sobre Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera y su organización. Aunque algunos de sus párrafos no están actualizados, brinda una rara visión acerca de una de las más importantes figuras del tráfico ilícito de drogas del México de hoy. A través de los años, "El Chapo" ha exhibido una misteriosa habilidad para centrarse en su negocio aún si está prófugo o en peligro extremo, acorde al documento de inteligencia obtenido por The Dallas Morning News.

El Triángulo Dorado de México. Guzmán nació el Día de Navidad de 1954 en el Triángulo Dorado de México, la cuna del contrabando mexicano de drogas donde se encuentran los estados de Chihuahua, Durango y Sinaloa. Los parientes de "El Chapo" (apodado "El Rápido" por los traficantes colombianos, o "El Petiso") pueden haberlo ayudado a comenzar. Su tío Carmelo Avilés Labra era un traficante que fue asesinado en Culiacán (Sinaloa) en mayo de 1994. El joven Guzmán atrajo la atención de las agencias de la ley a comienzos de los ochenta: era "un supervisor de cultivos ilícitos en las fértiles regiones de los estados de Sinaloa y Durango", dice el reporte de inteligencia.

Guzmán es una legendaria figura en el submundo mexicano. Según la DEA, en los años ochenta fue el primer traficante que exportó cocaína en extintores de fuego. Más tarde desarrolló rutas alternativas a través de Centro América para burlar los sistemas de radar mexicanos. Fue pionero en el uso de túneles de ingeniería sofisticada para transportar drogas por debajo de la frontera. "El Chapo" Guzmán se identifica como un humilde agricultor que produce frijoles, pero los agentes anti-drogas de Estados Unidos y los documentos de inteligencia lo describen como uno de los más poderosos y astutos señores de las drogas que México haya conocido. Guzmán está en el centro de una violenta guerra que sólo en México ha dejado más de 250 personas muertas por todo el país.

Su jefe. Entre otros estaba Juan José Esparragosa Moreno, alias "El Azul", que estuvo a punto de ser encarcelado en 1986 y necesitó de alguien en quien confiar. Fue entonces cuando probablemente éste decidió promover al "El Chapo" como jefe de logística de la organización de Sinaloa.

Una garantía. Guzmán fue a "trabajar" para coordinar el arribo de un avión desde Colombia. Los traficantes del cartel de Medellín pronto lo llamaron "El Rápido". "Fue el primer traficante mexicano que pomposamente garantizó el reparto del contrabando en Estados Unidos dentro de las 48 horas de su recepción", dice el informe.

Las cantidades. El "negocio" era bueno. Desde 1987 a 1989, el grupo de traficantes de Guzmán contrabandeó de 20 a 24 toneladas de cocaína por mes. "En muchos casos, Guzmán Loera administró no menos de 10 a 12 aviones al mismo tiempo" y según el reporte: "Porque cada operación pudo costarle aproximadamente $ 10 millones, requirió el máximo empleo de aviones para que el costo fuera efectivo".

La gestión de la organización criminal. "El Chapo" dirige sus negocios de contrabando como una corporación multinacional pero con una mortal diferencia: "Cuando Donald Trump te llama a su oficina, puedes perder tu trabajo. Pero cuando "Chapo" Guzmán te llama a la suya, puedes perder tu vida", dijo un agente federal.

La fiesta. Su larga rivalidad con la banda de Arellano-Félix comenzó a interferir sus negocios. En noviembre de 1992 envió 40 pistoleros a una disco de Puerto Vallarta (Jalisco), donde los hermanos Arellano-Félix estaban de fiesta. El tiroteo concluyó con nueve personas muertas.

La venganza. La banda de los Arellano-Félix de Tijuana (Baja California Norte) se vengó enviando asesinos para matar a Guzmán en el aeropuerto de Guadalajara el 24 de mayo de 1993. Éstos erróneamente mataron al Cardenal católico Juan Jesús Posada Ocampo, desatando una masiva caza contra todos ellos. "En forma espeluznante, Guzmán Loera continuó su actividad ilícita en las siguientes horas", según el informe. Aun cuando "virtualmente todas las unidades mexicanas antidrogas" lo estaban rastreando, Guzmán "estaba inmerso en una transacción" por 5,85 toneladas de cocaína ocultas en un depósito de herramientas en El Salvador. "El Chapo" huyó a Guatemala. La policía lo capturó y lo encarceló en México el 9 de junio de 1993.

La prisión y la fuga. Los agentes de Estados Unidos dicen que continuó haciendo sus negocios desde la prisión. El 19 de enero de 2001 las autoridades mexicanas dijeron que "El Chapo" se ocultó en un carro de ropa sucia y sus cómplices lo sacaron deprisa de una prisión de Guadalajara, pasando a guardias bien pagados y una serie de puertas electro- magnéticas. Los oficiales mexicanos han estado tratando de capturarlo desde entonces.

El ataque. En el último conflicto, unos 30 hombres vistiendo pasamontañas abrieron fuego contra un convoy policial cerca de un centro de compras de Nuevo Laredo (Tamaulipas), según dijera la policía mexicana. Seis oficiales -incluyendo el comandante de la policía estatal- y dos transeúntes fueron heridos en una feroz lluvia de balas que dejó cerca de 500 vainas, un lanzacohetes no utilizado y los restos de 2 granadas de 40 mm. La policía federal mexicana dijo que no sabe quién fue responsable, pero está convencida que capturar a Guzmán ayudaría a terminar con la violencia que está plagando las fronteras estatales de la nación. En las semanas recientes, incrementaron la búsqueda del 'señor de las drogas’, allanando sus viviendas y ranchos familiares en Jalisco y otros estados.

Recompensa. Los agentes norteamericanos están asistiendo con información de inteligencia, y el Departamento de Estado fijó en US$ 5 millones el monto de la recompensa por la información que lleve al arresto de "El Chapo". "Será capturado tarde o temprano" dijo Misha Piastro, agente especial de la DEA de San Diego (California), donde Guzmán es buscado por cargos de drogas. "Tenemos una gran relación de trabajo con las autoridades mexicanas. Esperamos que "Chapo" sea la próxima muesca en nuestro cinturón colectivo". Aún los más duros críticos del gobierno mexicano están impresionados con la caza. "Hay un sincero esfuerzo de las autoridades mexicanas para atraparlo", dijo un ex-agente veterano de la DEA.

Corrupción. Guzmán se jactó ante los colombianos de haberle pagado a los policías y a otros funcionarios $ 5 millones por mes para operar; dice que es su "security bill". "El Chapo" además dijo haber estado muy cerca del fiscal general mexicano y otros traficantes de drogas lo dieron por cierto. Según el informe de inteligencia, en abril de 1993 Guzmán supuestamente pagó $ 1 millón y cinco camionetas Dodge Ram Charger a un comandante policial del estado de Jalisco, para hacer aterrizar a dos aviones cargados de drogas.

"El Chapo" también pagó dinero en efectivo a favor de empleados valiosos. En febrero de 1991, él y otro traficante supuestamente gastaron $ 5 millones para asegurar el "escape" de dos pilotos favoritos que estaban en una prisión de máxima seguridad. Guzmán hizo saber a otros traficantes que él tenía conexiones con el gobierno, dijeron agentes de Estados Unidos. En una ocasión, cuando volaba en su Learjet privado hacia Colombia para atender una fiesta presentada por un conocido personaje clave, se aseguró que los oficiales de policía mexicanos llenaran su avión.

żSolicitud de captura?. Un edecán del Presidente Vicente Fox fue encarcelado en febrero supuestamente por vender información sensible a un operario de Guzmán. La búsqueda se intensificó más aun. Misteriosos pósteres con la solicitud de captura del traficante comenzaron a aparecer en edificios y postes de luz en Monterrey (Nuevo León) y otras ciudades norteñas. "ˇDenúncielos! ˇPor México, por nuestros niños!", se lee en los pósteres que urgen a los transeúntes a llamar a una línea telefónica y ofrecen una recompensa de $5 millones. El periódico 'Reforma’ de la ciudad de México rastreó la línea y dijo que parecía ser una operación militar. Nadie en el gobierno ha aceptado la responsabilidad de la hotline ni de la recompensa. El edecán presidencial Nahum Acosta, mientras tanto, fue liberado después que un juez dijera que los fiscales no pudieron probar el caso.

Conclusiones. La captura de "El Chapo" puede ser cuestión de tiempo, pero requerirá muchos esfuerzos y recursos. La lucha contra el TID exige el esfuerzo y la cooperación transnacional de las agencias judiciales y de seguridad de todos los estados afectados por el problema.-

Fuentes consultadas:

(1) Corbacho, A., Kocherga, A. y Trahan, J. (2005) 'Los Zetas mexicanos extienden la violencia dentro de EE.UU.’, The Dallas Morning News, http://www.dallasnews.com/, 20 de febrero de 2005.

(2) Eaton, T. y Corbacho, A. (2005) 'México intensifica la caza del señor de las drogas prófugo’, The Dallas Morning News, http://www.dallasnews.com, http://www.dallasnews.com/, 15 de abril de 2005.

* Master of Sciences in Police Leadership and Management.

 

Recomendar - Recommend Imprimir - Print Pleno Acceso - Full Access Opinar - Express Volver - Back