NuevaMayoría.com
El portal sociopolítico de Iberoamérica
Rosendo Fraga

Las facetas de Carlos Pellegrini
 

Jul-17-06 - por Rosendo Fraga


"El ser precursor de la industria es otra de las
facetas que particularizaron el pensamiento y la acción de Carlos Pellegrini, quien hace un siglo
  percibió la necesidad de acompañar el desarrollo agropecuario con el industrial"

El 17 de julio de 1906 fallecía Carlos Pellegrini. Dieciséis años antes, el 6 de agosto de 1890, siendo vicepresidente de la Nación, asumía la presidencia a consecuencia de la renuncia del presidente Miguel Juárez Celman, cuya autoridad se había visto minada por la crisis económica que precipitó la llamada "revolución del 90", y sus secuelas políticas caracterizadas por la represión de la misma por el mismo Pellegrini y el general Julio A. Roca.

La oportunidad hace conveniente revisar sucintamente las facetas básicas de una personalidad, que fue central en la "generación del 80", ya que constituyó uno de sus exponentes más caracterizados.

a) El político

Carlos Pellegrini (1846-1906) inicia su vida política en la juventud incorporándose a las filas del Partido Autonomista de Buenos Aires que lideraba Adolfo Alsina, que entonces era la expresión política más "popular", frente al liberalismo de Bartolomé Mitre.

En 1869 se recibe de abogado presentando una tesis que ya revelaba sus inclinaciones políticas: "Derecho electoral", ingresando a la función pública en 1870 como subsecretario de Hacienda del presidente Domingo F. Sarmiento.

A partir de 1880 se convierte en la figura clave del Partido Autonomista nacional (PAN), que fue la estructura política que llevó a la presidencia a Julio A. Roca y que dominó la política argentina hasta los primeros años del Siglo XX.

Desde 1890, Pellegrini, junto con Roca y Mitre -antes adversario-, se convierten en el "trípode" de la llamada política del "acuerdo", que mantuvo el régimen institucional frente a los intentos revolucionarios del radicalismo.

En los primeros años del siglo se aleja de Roca y pasa a ser el promotor de la reforma política y social, percibiendo la necesidad de abrir el régimen a las nuevas realidades generadas por la inmigración.

b) El estadista

Si bien el estadista fue inseparable de toda la trayectoria política de Pellegrini, fue durante su presidencia (1890-1892) cuando esta cualidad tiene su expresión más acabada.

Asume la conducción de un país devastado por la crisis económica y con ingresos fiscales que habían caído al 30% de los existentes en años anteriores. Realiza una política de severo ajuste, suspendiendo obras públicas como la Casa de Gobierno, el Congreso, el edificio de correos, algunas de las cuales recién se reinician antes de dejar la presidencia. Reorganiza los servicios públicos y desarrolla una ardua negociación con los acreedores externos, que ya entonces constituían un dato clave en la política económica nacional.

El estadista también se hace presente en la visión institucional que, en el caso de Pellegrini, supo combinar la férrea oposición a cualquier intento de deponer a las autoridades constituidas, pero también en el visionario que advierte la necesidad de las reformas.

c) El economista

Fue un hombre político que tuvo especial dedicación por los temas económicos. Como se mencionó, su primera función pública fue como subsecretario de Hacienda, a partir de lo cual tuvo roles recurrentes en esta área.

En 1885 es encargado por el presidente Roca de realizar en Europa una delicada gestión ante los acreedores y, siendo Presidente, además del reordenamiento de las finanzas públicas crea el Banco Nación y la Caja de Conversión, que fueron en su momento instituciones innovadoras.

El ser precursor de la industria es otra de las facetas que particularizaron el pensamiento y la acción de Pellegrini, quien hace un siglo percibió la necesidad de acompañar el desarrollo agropecuario con el industrial.

d) El militar

Pese a ser una figura eminentemente civil, Pellegrini fue también una personalidad militar, como muchos otros de la generación del 80 (Mitre y Sarmiento eran generales y Roque Sáenz Peña coronel del Ejército del Perú).

A los 20 años es oficial de Artillería en la Guerra del Paraguay, situación que lo obligó a interrumpir sus estudios.

Nicolás Avellaneda lo nombra Ministro de Guerra en 1879 en sustitución de Roca, teniendo un rol activo en la represión de la revolución encabezada por Carlos Tejedor en 1880. Roca lo convoca nuevamente para ser ministro de Guerra en 1885.

En la revolución de 1890, siendo vicepresidente de la Nación, conduce en la capital, junto con Roca, las acciones de represión que sofocan el movimiento, y en la revolución de 1893 manda el contingente militar que sofoca la sublevación en la provincia de Tucumán.

En esta faceta de su personalidad aparecen dos ideas centrales, que si bien pueden parecer antitéticas son complementarias: el mantenimiento a ultranza de la disciplina y la promoción de las amnistías para cerrar las heridas del pasado.

e) El legislador

Su primera función como legislador es ser diputado por la provincia de Buenos Aires en 1872. Inmediatamente es electo diputado nacional (1873-1878). Durante el primer gobierno de Roca es senador nacional (1881-1885) y, siendo vicepresidente, preside el Senado (1886-1890). Vuelve a ser senador nacional por un período completo (1895-1904) y al final de su vida es electo diputado nacional por una coalición opositora (1906).

Su obra legislativa fue fecunda y variada, abarcando diversos temas y con una participación en los debates siempre destacada, como lo atestiguan los cinco tomos de sus obras completas, editados por el Jockey Club en 1941.

f) La visión del mundo

Siendo nieto de franceses, británicos e italianos simultáneamente, tenía una especial predisposición para comprender los fenómenos del Viejo Continente.

Su primer viaje a Europa y los Estados Unidos es en 1876. Vuelve a visitar el Viejo Mundo en 1885, cumpliendo una misión financiera encomendada por Roca como se mencionó.

Siendo vicepresidente, representa en 1889 a nuestro país en la exposición internacional que se realizó en París para conmemorar el centenario de la Revolución Francesa, donde el pabellón argentino fue la sorpresa del Viejo Continente.

Diez años después vuelve a visitar Europa y los Estados Unidos, y en 1900 cumple una nueva misión financiera encomendada por Roca ante los acreedores. De este período, derivan dos hechos salientes: el proyecto de una unificación de la deuda, defendido por Pellegrini, que ocasionará la ruptura política con Roca, y la valorización de los Estados Unidos. Es que Pellegrini comenzó a percibir en los primeros años del Siglo XX (y en esto fue un precursor) que el país del Norte iba a ser la gran potencia mundial, tesis que expuso en seis artículos publicados entonces por el diario "La Nación".

En 1904 realiza un nuevo viaje a Europa y los Estados Unidos, asistiendo a la elección presidencial de Teodoro Roosevelt y reafirmando así su percepción sobre la necesidad de que la Argentina reviera su política pro-europea para abrirse más a los Estados Unidos.

La combinación del estadista con el político y el legislador, más una personalidad decidida en el campo militar, junto con una concepción visionaria en el campo de la economía, la inserción en el mundo y la reforma política y social, hacen de Carlos Pellegrini una de las figuras más completas de la llamada "generación del 80".

Su muerte el mismo año que desaparecen Bartolomé Mitre, Bernardo de Irigoyen y el entonces presidente Manuel Quintana, produjeron un vacío político que contribuyó a un cambio de ciclo en la política argentina, que se pondría de manifiesto diez años más tarde con la llegada al poder de Hipólito Irigoyen.

Nota relacionada:

- La personalidad de Carlos Pellegrini

 

Recomendar - Recommend Imprimir - Print Pleno Acceso - Full Access Opinar - Express Volver - Back