NuevaMayoría.com
El portal sociopolítico de Iberoamérica

Las armas rusas en Latinoamérica
 

Dic-16-06 - por Ignacio J. Osacar - Coordinador de la Comisión de Defensa del CENM

Cuando el presidente Hugo Chávez inició el reequipamiento de las Fuerzas Armadas de Venezuela con importantes sistemas de armas provenientes de Rusia, la atención regional se dirigió sobre las agresivas estrategias de ventas de la empresa estatal Rosobornexport, que avanza sobre mercados que hasta no hace mucho, eran dominados principalmente por Estados Unidos y Francia, sin embargo varios países ya habían adoptado con anterioridad esa línea de provisión.

Durante el 2005 el volumen de exportaciones de armas de Rusia se ubicó a nivel mundial en un segundo puesto con USD 5771 millones (1), seguido por Francia con 2399. Los Estados Unidos mantienen el primer puesto con 7101 millones.

Es natural que el mercado latinoamericano sea buscado por Rusia ya que la balanza comercial no le es favorable en muchos de estos países, de quienes importan materias primas, como es el caso de Argentina, y la recuperación económica rusa incluye la capacidad de producción de Defensa que no encuentra demanda interna suficiente desde el replanteo estratégico mundial con el final de la Guerra Fría.

Las adquisiciones venezolanas se han materializado en acuerdos de compras de 24 aviones caza-bombarderos Su-30 Mk2 y 53 helicópteros Mi-17 B5, Mi-35 y Mi-26. Como parte de estos acuerdos 196 pilotos y técnicos venezolanos se entrenan en Rusia actualmente. En un plazo de tres años se espera tener finalizado un centro de entrenamiento para tripulaciones de helicópteros con simuladores de última tecnología. Como indicador de que los rusos tienen intenciones de solucionar una de sus mayores debilidades, que es la provisión de repuestos y el mantenimiento periódico, se está proyectando la construcción de una planta de reparación y un centro de mantenimiento de aeronaves en Venezuela. Existen planes para participar en la modernización de unidades navales de superficie y se estaría discutiendo la adquisición de submarinos clase Amur. También se esta avanzando en conversaciones para la modernización de la aviación de transporte, sistemas de defensa antiaérea y de guerra electrónica. El finalizar el segundo mandato de Chavez, de continuar este ritmo de reequipamiento, y si Rusia sostiene un adecuado nivel de mantenimiento de sus materiales, Venezuela se ubicará entre las Fuerzas Armadas más poderosas de la región.

En estas transacciones quedó también revelado uno de los factores de fortaleza del material ruso que es la total independencia de componentes o tecnología no rusa en su fabricación. Las muy importantes gestiones para venta de aviones españoles y brasileros a Venezuela debieron ser suspendidas por sus fabricantes, por tener los mismos componentes de aviónica de origen norteamericano y quedar comprendidos dentro de restricciones que impone Estados Unidos, para la exportación a terceros países, que califica como no confiables.

Brasil ha manifestado su interés para la compra de 30 helicópteros Mi-17 de transporte y Mi-35 de ataque, y posiblemente también aviones de combate y misiles aire-tierra Igla S según fuentes rusas. En 1994 adquirieron unos 100 misiles Igla en su versión portátil tierra-aire.

Colombia esta considerando la posibilidad de incrementar sus fuerzas con helicópteros Mi-17B5 y Mi-35 como así también transportes de personal blindados BTR-80. Durante la última década incorporaron 16 helicópteros Mi-8/17.

Entre los clientes menores se encuentra Ecuador que cuenta con helicópteros 5 Mi-17 y misiles tierra-aire Igla por lo que constituye un potencial cliente en el criterio comercial ruso de que si alguna vez compró y tiene dinero, puede volver a comprar.

Uruguay equipó a sus Fuerzas con 400 camiones utilitarios Ural y ha recibido algunas reducidas cantidades de fusiles Kalashnicov y vehículos blindados livianos de exploración para ser evaluados.

En el norte, México tiene planes para adquirir 1 avión caza-bombardero Su-30 Mk2 y 5 Su 27 SMT, lo que se sumaría a los 36 helicópteros Mi-8/17, 2 Mi 26 y 2 Mi-36 comprados en los últimos años, además de 30 misiles tierra-aire portátiles Igla. También algunos países de Centroamérica y el Caribe tienen importantes cantidades de armamento ruso de la época soviética como Cuba y Nicaragua, muchos de ellos ya llegando a la obsolescencia.

Perú ha sido tradicionalmente uno de los más importantes clientes de Rusia, estando la casi totalidad de sus Fuerzas Armadas equipadas con material ruso desde la década de los 70 y en la última década adquirieron 9 aviones de transporte An-32, 6 ligeros Il-103, 5 helicópteros Mi-24 y Mi-8/17, 3 cazas MiG-29 y 150 tanques T-72. Este es el país sudamericano con mayor experiencia respecto a las ventajas desventajas del material ruso.

La Argentina , que en los últimos años solo adquirió 8 aviones de acrobacia Su-29 AR, convocó a Rusia como participante en la licitación para la adquisición de sistemas de radares 3 D, lo que ha sido reafirmado por reciprocas visitas de Ministros de Defensa y de Relaciones Exteriores.

Fuentes exportadoras rusas han expresado que incluso Chile, fiel cliente de los proveedores tradicionales, también se encontraría interesado en helicópteros y aviones rusos.

Las armas rusas se han destacado por la simpleza en el diseño, rusticidad y bajo costo relativo, y lo que es más importante y las hacen más atractivas a un eventual comprador, es que la mayoría han sido probadas en combate. Es así que se difunden periódicamente imágenes de distintos escenarios de conflicto en el mundo, donde se ven fuerzas irregulares utilizando el fusil Kalashnicov, lanzacohetes antitanque RPG 7, misiles tierra-aire portátiles SA 7, y ejércitos regulares , equipados con tanques T-72, helicópteros de transporte Mi 17 y Mi 25 de ataque, lo que en definitiva son emblemáticos de esta industria militar.

En el caso de estas armas debe destacar que los medios de prensa occidental se han preocupado en destacar reiteradamente imágenes de tanques, aviones o helicópteros rusos destruidos, sobre todo en los conflictos de Medio Oriente, lo que el inconsciente colectivo registra y asocia con la ineficiencia técnica propia del material y no como el resultado de una enorme superioridad estratégica y táctica del enemigo o bien el poco entrenamiento o destreza táctica de sus operadores; pero son poco frecuentes las imágenes de material del mismo tipo de origen norteamericano o europeo.

El poderoso complejo industrial militar occidental invierte importantes recursos en los medios de comunicación para que así sea, aunque en el actual conflicto en Irak algunas imágenes se han escapado y no hablan demasiado bien de la vulnerabilidad de ciertos vehículos blindados y aeronaves norteamericanas, destruidas por el fuego de armas ligeras rusas de bajísimo costo relativo. Como ejemplo se destaca que un proyectil antitanque de RPG 7 puede costar menos de un centenar de dólares mientras que un tanque M-1 Abrams norteamericano cuesta un par de millones. Aún cuando pueden necesitarse varios de estos proyectiles para hacer un buen trabajo, sigue siendo un negocio muy rentable.

Las exportaciones de armamento de Rusia continuaran aumentando en el mercado latinoamericano como resultante de acuerdos definidos por excelentes características técnicas y prestaciones operativas del material ofertado, bajas necesidades de mantenimiento, disponibilidad de repuestos y reducidos costos finales relativos, pero sobre todo por el pragmatismo militante ruso aplicado en las negociaciones con los funcionarios de gobierno locales que deben tomar decisiones finales. Estas circunstancias sumadas a la retracción y prudencia de oferentes norteamericanos y europeos ante bajos presupuestos militares de los potenciales compradores y el surgimiento de algunos gobiernos de izquierda poco amistosos en la región, libera un considerable espacio comercial para ser explotado por los rusos. Si el servicio de posventa ruso del presente siglo ha mejorado su eficiencia – y pareciera que se están esforzando en ese sentido- respecto a los dudosos antecedentes de la época soviética, el futuro podría ser promisorio.

Referencias:

(1) Según Valores Indicativos de Tendencia (TIR) elaborados por el Instituto Internacional de Investigaciones para la Paz de Estocolmo (SIPRI) que se emplean con finalidad comparativa pero que no representan el costo financiero real.

Fuentes:

- “Balance Militar de Sudamérica” Nueva Mayoría, Buenos Aires, 2004

- www.prensa-latina.com consultado 14-12-2006

- www.sipri.org consultado 14-12-2006

- www.roe.ru consultado 14-12-2006

 

Recomendar - Recommend Imprimir - Print Pleno Acceso - Full Access Opinar - Express Volver - Back