NuevaMayoría.com
El portal sociopolítico de Iberoamérica

Los misiles chinos de los bolivianos
 

Dic-15-05 - por Ignacio J. Osacar - Coordinador de la Comisión de Defensa del CENM

Dentro de los recientes problemas del gobierno boliviano ha surgido la necesidad de explicar las causas de la entrega de 28 misiles antiaéreos portátiles HN-5 chinos(1) a los EU para que sean inutilizados.

Estos misiles habrían salido de la base Bilbao entre el 2 y el 4 de octubre último a El Alto y de allí en un C-130 norteamericano rumbo a la base de Manta (Ecuador), con destino final a las base de Guantánamo (Cuba).

Como antecedente se debe destacar que en el 2003, se celebró la reunión plenaria del Acuerdo de Wassenaar para el Control de Exportación para Armas Convencionales y Tecnologías de Uso Dual (2) , donde se acordó incluir en el extenso listado de efectos a controlar, a los sistemas de misiles antiaéreos portátiles. Hasta hoy de los 39 países firmantes de este acuerdo internacional, el único sudamericano es la Argentina.

En octubre del 2004 el Servicio de Investigaciones del Congreso de EU editó un informe especializado de 27 hojas titulado "Seguridad del país: Protegiendo a los aviones de línea de ataques terroristas". En el referido documento se determinaba que la proliferación de misiles antiaéreos portátiles en el mundo favorece la posibilidad que elementos terroristas dispongan de los mismos y que sería esta la amenaza más peligrosa para los vuelos comerciales. Según algunas fuentes se afirma que durante la última década, entre 25 a 30 organizaciones armadas no estatales en el mundo, cuentan con este sistema de armas y en su mayoría el SA 7 ruso, del cual el HN-5 chino es copia. Aviones de pasajeros y de transporte fueron atacados con este tipo de misiles en el despegue o aterrizaje en distintos aeropuertos de Medio Oriente y África.

El Ministro de Defensa Gonzalo Méndez debió someterse a una interpelación donde justificó y confirmó la entrega de los misiles en función a una singular impericia e imprevisión por parte de los militares para mantenerlos adecuadamente acondicionados en sus depósitos. Desde que el material llegó en 1998 no se pudo realizar el mantenimiento ya que no se contaba con los manuales correspondientes. Añadió que por esa carencia tampoco se conocía el año de fabricación de los misiles y que dos pruebas que se realizaron resultaron fallidas.

Por las razones dadas, no hay documentación oficial que permita conocer precisamente la fecha de fabricación de sus componentes, ensamblaje o del último mantenimiento realizado antes de su entrega, por lo tanto dado el tiempo transcurrido y las condiciones de almacenamiento de los misiles se estimó que su conservación y uso era peligroso y por lo tanto debían desactivarse. Esta tarea será realizada por personal técnico norteamericano y la desactivación consistirá en la remoción de algunos componentes del misil (explosivo y motor).

Es curioso que la República Popular China no entregara oportunamente los manuales con las características técnicas, de empleo táctico y de mantenimiento y que tampoco se los hayan reclamado nunca. Tampoco se aclaró si al gobierno chino se le haya requerido participación en la solución del problema técnico o si fue consultado en algún momento.

El HN-5 es un desarrollo chino basado en el misil ruso Strela (denominado SA–7 por la OTAN) de tipo antiaéreo, portátil, se dispara desde el hombro y es de guiado infrarrojo pasivo. Entró en servicio en los 90 en el Ejército de Liberación Chino y es el arma antiaérea de corto alcance empleada para defender a las fuerzas terrestres de ataques de baja altitud. Tiene mejores prestaciones que el original ruso y ya existen otras tres variantes con sucesivas mejoras. El HN-5 solo puede ser empleado en condiciones de buena visibilidad. La primera versión está limitada a adquirir y atacar aviones de reacción por su ángulo de cola únicamente aunque puede impactar helicópteros desde cualquier ángulo. Se dice que la versión HN-5 A podría atacar a un avión de reacción desde cualquier ángulo y también existe una versión HN-5 B que tiene aún mejores prestaciones.

Aunque se lo clasifique como misil del tipo "dispare y olvídese", esto no es tan así, ya que estos sistemas dependen de la habilidad del apuntador, para enganchar la fuente de calor, producida por las toberas de las aeronaves. Este misil puede ser desviado de su blanco por el calor solar y en terreno montañoso por fuentes de calor próximas al blanco. Si bien el misil tiene limitaciones en cuanto a su alcance, velocidad y altitud, obliga a los pilotos a volar por encima de las limitaciones mínimas de los radares, lo que resulta en que pueden ser detectados y destruidos por otras armas antiaéreas de mayor alcance.

El apuntador debe contar con información previa sobre la dirección general desde donde se aproxima el blanco, después que el blanco sobrevuele al tirador, el sensor del sistema podrá comenzar a adquirir la emisión infrarroja de su tobera y cuando el sensor del misil señala que ha logrado engancharse, el apuntador podrá realizar el disparo.

Aún tratándose de un sistema de primera generación, algunos analistas afirman que durante la guerra Afgano-Soviética, de las 340 aeronaves soviéticas derribadas, 269 lo fueron por impactos de misiles de sistemas tipo SA 7 y en la Guerra del Golfo de 1991, se le atribuye a esta arma 12 de los 29 aviones Aliados derribados. Se debe aceptar que cualquier avión de última generación, que ataque a blancos terrestres y que no cuente con sistemas de armas que pueda lanzar desde una distancia segura, puede ser derribado por este tipo de misil.

Hasta hoy los países sudamericanos no cuentan en su inventario con misiles o bombas guiadas aire-tierra de más de 4 km de alcance(3) ni son muchos los que cuentan con bengalas señuelo defensivas, por lo tanto la única protección posible es una clásica aproximación a muy baja altitud, desde una dirección imprevista, para disparar cañones, cohetes o lanzar bombas sobre el blanco sorpresivamente y escapar tratando de ponerse fuera de alcance rápidamente.

En conclusión Bolivia no cuenta con sistema antiaéreo misilístico alguno para defensa de sus fuerzas terrestres, ya que fueron entregados para ser inactivados ante el presunto vencimiento de alguno de sus componentes, sin embargo se aprecia que debido de la creciente inestabilidad política, es probable que se haya cedido a la presión norteamericana, la que procura asegurar por todos los medios, de que este tipo de sistema de armas no puedan ser obtenidos por elementos terroristas o insurgentes, bolivianos o extranjeros, en un eventual escenario de confrontación armada.

Fuentes:

www.sinodefense.com. Consultada 8-12-05

Homeland Defense: Protecting Airliners from Terrorist Attacks. Congress Research Service. Octubre 2004.

www.wassenaar.org. Consultada 8-12-05

www.bolivia.com. Consultado 28-11-05

www.la-razon.com Consultado 28-11-05

www.iarnoticias.com Consultado 21-11-05

www.usun-vienna Consultado 8-12-05

CITAS

1 HN-5 y HN-5A El sistema consiste en el misil, un tubo lanzador reutilizable y una batería térmica. El buscador infrarrojo posee un filtro que reduce la efectividad de bengalas de señuelo y bloquea las emisiones infrarrojas. Puede equiparse con un identificador amigo-enemigo que va colocado en el casco del apuntador.

Características Técnicas

Largo del Sistema: 1.50 m,
Peso del Sistema: 15 kg.
Largo del Misil. 1.42 (HN-5), 1.46 (HN-5A)
Diámetro del Misil: 72 mm
Peso en lanzamiento: 9.8 kg.
Propulsión: Motor de combustible sólido de una etapa.
Altitud Operativa: 0.05 hasta 2.3 km (HN-5), 0.05 hasta 2.5 km (HN-5 A)
Alcance Operativo: 0.5 hasta 4.2 km (HN-5), 0.8 hasta 4.4 km (HN-5A)
Velocidad Máxima: 500 m/seg
Guiado: infrarrojo
Cabeza explosiva: 0.5 kg (HN-5), 0.6 kg (HN-5 A)
Tiempo de adquisición: 5 a 7 segundos.

2 Tiene sede en Viena desde 1996. Es el primer régimen global multilateral que contribuye a la seguridad regional e internacional mediante la promoción de transparencia y responsabilidad en la transferencia de armas convencionales, tecnologías de uso dual y otros elementos sensibles. El objetivo es prevenir la acumulación desestabilizadora de armas y tecnologías en regiones inestables y aplicar presiones a estados cuyo comportamiento es causa de preocupación seria. En el plenario del 2001 los listados iniciales a controlar fueron enmendados por primera vez, como expresión de la clara intención de los firmantes de impedir que los terroristas puedan acceder a este tipo de elementos. En el plenario del 2002 se adoptaron guías y criterios para el control de exportación de armas portátiles y livianas consideradas de preferencia por las organizaciones terroristas y en el 2003 se aprobó la inclusión al listado del control de sistemas antiaéreos portátiles.

3 El Sistema Antitanque israelí MANPATS 2 en uso por Chile tiene un alcance de 5000 m y el HJ-8 chino adoptado por Perú 4000 m, si bien estos se encuentran montados sobre vehículos, podrían eventualmente ser adaptados para su uso en helicópteros de ataque.

 

Recomendar - Recommend Imprimir - Print Pleno Acceso - Full Access Opinar - Express Volver - Back