NuevaMayoría.com
El portal sociopolítico de Iberoamérica
Rosendo Fraga

La última cumbre del MERCOSUR ampliado
 

Jul-27-06 - por Rosendo Fraga

La presencia de Fidel Castro en la cumbre del MERCOSUR ampliado y el interés de que el presidente de Bolivia Evo Morales se sume al bloque como miembro pleno, indican la estrategia de liderazgo regional de Hugo Chávez.
La presencia de Fidel Castro en la cumbre del MERCOSUR ampliado y el interés de que el presidente de Bolivia Evo Morales se sume al
bloque como miembro pleno, indican la
estrategia de liderazgo regional de Hugo
Chávez.

La reunión de presidentes del MERCOSUR ampliado que tuvo lugar en la provincia argentina de Córdoba, mostró que la incorporación de Venezuela como miembro pleno le ha dado un sesgo más político.

Los presidentes del grupo se reúnen cada seis meses, oportunidad en la cual, además de debatir la agenda del grupo, se produce el cambio de la presidencia pro-témpore, que en este caso pasó de Argentina a Brasil para el segundo semestre del año.

Tras el acto de incorporación de Venezuela que tuvo lugar en la capital venezolana el 4 de julio de este año, la reunión de Córdoba confirmó que el presidente Hugo Chávez es hoy el actor con mayor influencia política en la región y no sólo en el MERCOSUR, por lo menos en el corto plazo.

El Jefe de Estado de Venezuela está en condiciones de disputar el liderazgo regional a Brasil, no sólo haciendo referencias a su par brasileño Luiz Inácio 'Lula’ da Silva sobre el "Imperio" que fue este país en el siglo XIX, sino suspendiendo la visita que iba a realizar a Brasilia en el marco de la gira internacional que inició después de la Cumbre de Córdoba. La presencia del líder cubano Fidel Castro, impuesta y gestionada por Chávez, le permitió dominar políticamente la reunión.

Pero la incorporación de Venezuela también ha llevado a Brasil y Argentina a tener que dar más atención a los dos socios menores del grupo, Uruguay y Paraguay, que pese a sus diferencias políticas con el régimen venezolano, pueden tener su apoyo en el campo energético.

En cuanto a la ampliación del grupo, Brasil impulsó la inclusión de México como asociado y Venezuela la de Bolivia como miembro pleno. Los países asociados, son Chile, Perú y Bolivia, condición que compartían con Venezuela hasta que este mes pasara a ser pleno.

Chávez intentó que Bolivia presentara su candidatura para ser socio pleno, para así contar con un aliado firme dentro del MERCOSUR. Pero el presidente de ese país, Evo Morales, por ahora prefiere seguir en la condición de asociado para tener mayor libertad de acción para la negociación del precio del gas con Brasil.

El mandatario boliviano argumentó que recién pedirá su incorporación en esta condición cuando sea aceptada Cuba, que todavía no ha solicitado ni siquiera ser país asociado. Por ahora Morales prefiere moverse en el marco de la Alianza Bolivariana de las Américas (ALBA) -que comparte con La Habana y Caracas- y no entrar en un grupo donde Brasil y Argentina tienen mucho peso. Ambos países acaban de proponer que el comercio intra-MERCOSUR ya no se realice en dólares, iniciativa que algunos han presentado como un paso hacia una moneda común.

El peso creciente de Venezuela en la región ha llevado a Brasil a modificar la política mantenida durante más de una década para evitar la influencia de México en América del Sur. Es así como la solicitud de este país para ser asociado contó con el impulso de México. El eje Brasilia-Buenos Aires no ha sido suficiente para contener al líder venezolano, pero un eje Brasilia-México, países que en conjunto representan dos tercios de América Latina, podría tener un efecto diferente.

En los hechos, la reunión de Córdoba fue también sudamericana. Además de los cinco presidentes del MERCOSUR como tal y los de Bolivia y Chile, también estuvieron presentes los cancilleres del Perú (otro asociado), más Colombia y Ecuador.

La Unión Sudamericana impulsada por Brasil, firmada en diciembre de 2004 y que tuvo su última cumbre de Presidentes en junio de este año en Brasilia, reunió menos presidentes que la reunión de Córdoba. Esto muestra que la estrategia brasileña ha quedado relegada y que la de Chávez de transformar el MERCOSUR ampliado en el nuevo ámbito de la unidad sudamericana se va imponiendo. Esto va a acentuar la puja entre Venezuela y Brasil por el liderazgo regional, la primera buscando el protagonismo de Cuba y el segundo, la aproximación de México.

Pero Chávez ha obtenido un triunfo político importante al pronunciarse el MERCOSUR en bloque en apoyo de la candidatura de su país para ser miembro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en reemplazo de la banca que deja Argentina en octubre. Chávez ha logrado además el apoyo de los 15 países del Caribe -a los cuales también provee de petróleo barato- con lo cual tendría finalmente dos tercios de los votos del continente, contra sólo un tercio que reuniría Guatemala (candidato de Estados Unidos), México y Centro-América.

Pero Brasil y Venezuela, tienen también dos visiones del mundo diferentes. La presencia de Lula y el presidente mexicano Vicente Fox en la Cumbre del G-8 realizada en San Petersburgo, muestra que ambos países buscan ser reconocidos como potencias económicas, compartiendo la ampliación del diálogo de los países más importantes del mundo a China, India y Sudáfrica, además de los dos de América Latina mencionados.

Chávez, en cambio, impulsa una política muy diferente: a fines de febrero, Venezuela, Cuba y Siria, fueron los únicos países sobre 36 que votaron a favor de Irán en la Junta de Gobierno de la OIEA.

Después de la Cumbre de Córdoba, Chávez visitó Bielorrusia, considerada por el mundo la última dictadura de Europa, como Corea del Norte lo es en Asia y Cuba en América Latina. El gobierno de esta ex república soviética es el único país stalinista que queda en el mundo y Chávez logró su apoyo para la elección del Consejo de Seguridad, pronunciando un discurso en el cual reivindicó a Lenin. De allí pasó a Rusia, donde amplió los acuerdos para comprar material bélico, política que públicamente criticó en estos días el ex presidente de Brasil José Sarney.

El mandatario caribeño visitará también Irán, respaldando su proyecto nuclear -como ha hecho con el de Corea del Norte-, ratificando su oposición a la invasión israelí al Líbano.

Cabe señalar que el MERCOSUR tenía listo para firmar un acuerdo comercial con Israel en la reunión de Córdoba, similar al que firmó con Cuba, que le permite atemperar los efectos del bloqueo de Estados Unidos, pero la posición internacional de Chávez lo terminó impidiendo.

 

Recomendar - Recommend Imprimir - Print Pleno Acceso - Full Access Opinar - Express Volver - Back